Hacia una educación holística

¿Qué es para ti una educación holística? ¿Crees que el sistema educativo español promociona este concepto?

Para mi, la respuesta a la segunda pregunta es “no”. Para mi, la respuesta a la primera pregunta es todo sistema educativo que quiera ser considerado como buen sistema debe cumplir esta primera condición. Esto es, debe dar las pautas necesarias para aplicar los conocimientos teóricos aprendidos en el aula a la vida real. Dicho de otra forma, el alumno debe pasar del entendimientos al análisis propio de lo que está estudiando y PARA QUÉ estudia.

Una educación holística, por tanto, responde al PARA QUÉ estudiar. El problema del sistema educativo español es que su “framework” o “marco de enseñanza aprendizaje” no está bien definido. No remarca la necesidad de entender al maestro como un “negociador” en el aprendizaje del alumno. No se trata de que el maestro de la clase y que el alumno repita.

En definitiva, no se dan pautas concretas de entender el concepto holístico. Para ello hay que establecer con claridad categorías. Para mi existen tres: El alumno, el proceso enseñanza y aprendizaje y la comunidad de aprendizaje. Esta última categoría es importante, pues responde a la pregunta ¿quién facilita el aprendizaje al alumno?

La primera categoría (el alumno) es el pilar y debe ser entendido como aquella persona que tiene habilidad para expresarse y el maestro debe conducirle al conocimiento a través de preguntas. El alumno, en este caso, debe ser “un pensador” y un “solucionador de problemas”, que colabore y se socialice.

Porque el alumno debe entender que habrá personas que tengan otras ideas a él, otras experiencias y que gracias a esas otras ideas y otras experiencias, se puede combinar con su conocimiento. Porque la pregunta ahora es: Realmente la escuela enseña a aprender a trabajar con quien no te gusta.

Es decir, cuando va todo bien, todo es fácil. Pero qué tipo de herramientas le damos a los alumnos para que entiendan que llegará un momento que deberán trabajar con alguien con el que no están del todo a gusto y el trabajo deberá salir adelante.

Todo ello debería darse a través de las categorías que he señalado. Su combinación permitirá entender que lo más importante no es el área o la asignatura o la materia en sí, sino que lo más importante es la temática global que trabaje el colegio y cómo esta debe estar metida en cada área.

Es decir, el sistema educativo debería dar más importante al tema transversal que a la propia área. Cesar Bona, en este caso, propone la necesidad de cambiar el nombre de las materias para aplicar la competencia de aprender a aprender.

A pesar de estas idea, nos volvemos a encontrar siempre encasillados en el mismo sitio. Dando pasas adelante y pasos atrás, en una lucha política, descuidando lo que una educación holística realmente es, y que la tenemos aquí alado mediante las competencias clave y los estándares de aprendizaje. Concepto este que se trata en otro post de esta misma página web.

Goliat Avanza

1 comentario Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: